En los últimos años se han descubierto galaxias cuya forma es parecida a la de una medusa, estas galaxias espirales tienen largos tentáculos compuestos de gas y estrellas jóvenes.

Observaciones recientes de “Galaxias Medusa” hechas con el Telescopios VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo del Sur (ESO), han revelado una forma de alimentación en hoyos negros supermasivos desconocida hasta el momento. Tal parece que el mecanismo que produce los tentáculos de gas y genera estrellas recién nacidas, también empuja el gas hacia el centro de las galaxias, alimentado el agujero negro que se encuentra ahí y causando un fuerte brillo, estos resultados aparecieron el pasado jueves 17 de agosto en la revista Nature.

Un grupo de investigadores italianos, dentro de los que se encuentra el Dr. Jacopo Fritz del IRyA UNAM, utilizaron una herramienta llamada MUSE (Explorador Espectroscópico Multi-Unidad), este instrumento del VLT, ubicado en Chile ayuda a entender cómo el gas puede ser barrido de las galaxias. Los investigadores se basaron en ejemplos extremos de Galaxias Medusa en cúmulos de galaxias vecinos, que se hacen notables debido a sus “largos tentáculos” de material que se expande por decenas o cientos de de años luz más allá de sus discos galácticos.

Los tentáculos de las galaxias medusa se originan en cúmulos de galaxias mediante un proceso llamado barrido por presión cinética. A medida que las galaxias se mueven rápidamente a través del cúmulo, el gas presente dentro de ellas encuentra corrientes de viento poderosas, originadas por el gas denso y caliente del cúmulo. La interacción entre las dos componentes, expulsa chorros de gas fuera del disco de la galaxia y disparando las estrellas recién nacidas juntos con ellos. Se encontró que seis de las siete galaxias medusa estudiadas son el hogar de núcleos galácticos activos (AGN) - Un Hoyo negro supermasivo que se está alimentado de gas que circula a su alrededor, así como polvo y estrellas, este porcentaje, contrario a lo que se esperaba es sumamente alto, tomando en cuenta que el promedio normal para que ocurra es menor al 10% de los casos, y aún más bajo cuando se toman en cuenta las galaxias en cúmulos.

De acuerdo con la líder del proyecto Bianca Poggianti del Observatorio Astronómico de Pádova en Italia, este fuerte vínculo entre el barrido por presión cinética y los núcleos activos de galaxias no fue predicho por simulaciones y nunca antes había sido reportado, esto significa que los hoyos negros que se encuentran en el centro de las galaxias están siendo alimentados, porque parte del gas, en lugar de ser removido se canaliza hacia el centro de la misma galaxia. Estos resultados permiten explicar por qué solamente una pequeña fracción de los hoyos negros localizados en el centro de las galaxias son activos, los hoyos negros supermasivos existen en casi todas las galaxias, pero por qué solamente algunos de ellos atraen materia y brillan?

Yara Jaffe, colega de la ESO que colaboró con este artículo explica su importancia: “Estas observaciones MUSE, sugieren un mecanismo mediante el cual el gas en canalizado y se va agregando al agujero negro. Esto es de suma relevancia dado que es una pieza importante en el aún poco conocimiento que se tiene acerca de la relación entre los hoyos negros supermasivos y las galaxias que los albergan.

“Uno de los grandes retos en las astronomía ha sido entender cómo es que se forman y van cambiando las galaxias en nuestro universo en evolución y expansión. Las galaxias medusa son una pieza clave para entender la evolución de éstas”.

Imágenes: Callum Bellhouse & the GASP team
Texto original: ESO
Traducción: Rafael Hernández León