noviembre 2019

Un grupo de astrónomos internacional liderado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía encuentra una variación periódica en la emisión en rayos X de la estrella central de la Nebulosa del Esquimal

Este hallazgo podría suponer una confirmación a la hipótesis de que en el centro de dicha nebulosa planetaria existe un sistema múltiple


Granada, 5 de noviembre de 2019

Las nebulosas planetarias constituyen una de las etapas finales en la vida de estrellas de masa baja e intermedia, como el Sol. Tras agotar su combustible, estas estrellas se desprenden de sus capas externas, que forman una envoltura de gas ionizado en torno a una estrella de tipo enana blanca. La Nebulosa del Esquimal (NGC 2392) no se trata solo una de las nebulosas planetarias más icónicas, sino también una de las más peculiares y enigmáticas: aparte de presentar una doble envoltura de gas, su estrella central es la más energética de entre todas las estrellas centrales de nebulosas planetarias con emisión en rayos X. Dicha emisión es muy difícil de explicar si su estrella central no se encontrara en un sistema binario (o múltiple). Sin embargo, las observaciones directas muestran una única estrella.

Mediante métodos de detección indirecta se han detectado variaciones en la velocidad radial de la estrella central de NGC 2392, lo que indicaría que hay una compañera invisible orbitando alrededor de ella. Se han propuesto dos periodos orbitales distintos, uno de tan solo tres horas y otro de casi dos días. “Ante este escenario hemos analizado la variabilidad temporal de la emisión en rayos X de la estrella central de la Nebulosa del Esquimal” señala Martín Guerrero, investigador principal del estudio.

Dicha emisión de rayos X presenta un periodo de 0.253 días (unas 6 horas) que no coincide con los periodos previamente propuestos. El origen de esta modulación no resulta del todo claro, pero podría indicar procesos de caída de material sobre una estrella compañera invisible o un disco de acreción en un sistema binario en el que cada periodo estaría relacionado con la rotación o la órbita de distintos componentes. 

“Pareciera como si la estrella central de la Nebulosa del Esquimal tuviese una compañera mucho más caliente y con un viento estelar más poderoso” afirma Martín Guerrero investigador principal del estudio. “Procesos de intercambio de materia entre una y otra estrella podrían explicar el jet de gas que emana de la estrella central a 200 km/s”. De esta manera, este trabajo podría suponer una confirmación de la hipótesis de que en el centro de NGC 2392 existe un sistema múltiple.


REFERENCIAS

M. Guerrero et al. "Variable Hard X-Ray Emission from the Central Star of the Eskimo Nebula". The Astrophysical Journal, 884:1 34 (6pp), 2019 October 20. DOI: https://doi.org/10.3847/1538-4357/ab4256

CONTACTO CIENTÍFICO

Martín Guerrero
Email:


COMUNICACIÓN - INSTITUTO DE ASTROFÍSICA DE ANDALUCÍA

Silbia López de Lacalle,
Manuel González García,

MATERIAL MULTIMEDIA

Imágen: Nebulosa del Esquimal (NGC2392)